Plasma Rico en Plaquetas (PRP)

14.05.2020

En traumatología y cirugía ortopédica se emplean técnicas biológicas, cuya finalidad es evitar o retrasar la indicación de cirugía. En este sentido, uno de los tratamientos que habitualmente llevo a cabo en mi clínica es la infiltración de Plasma Rico en Plaquetas (PRP).

¿Qué es el Plasma Rico en Plaquetas?

Es una muestra de sangre autóloga, esto es, cuando la misma persona es donante y receptor, que contiene una concentración suprafisiológica de plaquetas, es decir, un nivel superior al que correspondería en condiciones normales.

Ello es importante, si tenemos en cuenta que las plaquetas contienen innumerables sustancias que permiten la detención de las hemorragias, así como proteínas, llamadas factores de crecimiento plaquetario, que tienen gran poder antiinflamatorio y aceleran los procesos de reparación de Ios tejidos y hueso.

En función de la lesión a tratar, puede ser conveniente la combinación en las infiltraciones de PRP con ácido hialurónico, para favorecer la recuperación de la lesión.

¿Para quién estaría indicado este tratamiento?

Para aquellos pacientes afectados de artrosis que sufren fuertes dolores en las articulaciones, o para tratar la tendinitis que frecuentemente sufren los deportistas y, en general, para el tratamiento de lesiones musculares, tendinosas y cartilaginosas.

¿En qué consiste el tratamiento?

Para llevar a cabo este tratamiento se deben seguir los siguientes pasos:

  1. En condiciones de asepsia, se procede a la extracción de sangre del paciente.

  1. La sangre extraída se somete a un proceso de centrifugación, que permite la separación de sus componentes y la obtención así del Plasma Rico en Plaquetas (PRP)

  1. El PRP obtenido, se inyecta en el punto donde hay inflamación.

Todo el proceso se lleva a cabo manteniendo la esterilidad de la sangre y no existe posibilidad de rechazo, ya que el PRP inyectado deriva de la sangre del propio paciente.

¿Qué resultados se consiguen?

Algunos de los resultados satisfactorios que consiguen los pacientes con este tratamiento son:

  • Disminución del dolor.

  • Aceleración del proceso de curación de la lesión.

  • Mayor rapidez en la recuperación y regeneración de los tejidos.

  • Mejoría en la cicatrización de las heridas.

En definitiva, este tratamiento puede conseguir de forma poco invasiva, mejorar la calidad de vida de los pacientes, que es de lo que se trata.